Moda íntima

Andrés Sardá da un «paso adelante»

La firma española presenta en la 75ª edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid su colección de lencería “Move On”, una oda a la necesidad de mirar al futuro y dejar atrás todo lo que nos pesa.

Una semana después de recibir la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes concedida a su padre a título póstumo, Núria Sardá, directora creativa de Andrés Sardá presentaba sobre la pasarela madrileña Mercedes Benz Fashion Week Madrid, que este año celebró hasta ayer en IFEMA su 75ª edición, su colección de lencería de cara a la temporada Otoño/Invierno 22/23.

Así, bajo el título “Move On”, la colección, inspirada en la Nueva York de los setenta pero reinterpretada en clave de modernidad refleja “la necesidad de dar un paso adelante y dejar atrás todo lo que nos pesa” según ella misma afirmaba en las entrevistas previas a la cita de la moda madrileña. 

© IFEMA / MBFWMadrid
© IFEMA / MBFWMadrid

Así, en dos partes diferenciadas, uno que hablaba de la cotidianeidad y del día a día, y otra nocturna que versa sobre la diversión, la fiesta, la sofisticación, el desfile comenzó (y acabó) con la presencia de nuestro modelo más internacional, Andrés Velencoso (que cumplía justamente 44 años) y que por primera vez lucía palmito para una firma masculina. 

© IFEMA / MBFWMadrid
© IFEMA / MBFWMadrid

En cuanto a la colección en sí, tejidos siempre coloristas, extravagantes y muy marcados, en los que las líneas y patrones, o bien juegan con los volúmenes o bien se simplifican al máximo simplemente siguiendo el cuerpo de la mujer. En la parte diurna, encajes, bordados y flocados se mezclan con denims, tules, lanas frías y tejidos hasta de peluche, en una fantasía que, llegada la noche, se transforma adoptando nuevas expresiones donde se borran las barreras estéticas. Aquí es donde se abren paso los tejidos más luminosos y coloridos en base a tules, rejillas, lentejuelas, cristales de Swarovski, tricots e incluso rasos de seda, como el del look con el que el modelo catalán cerró el desfile y que mezclaba con encaje de fantasía. 

© IFEMA / MBFWMadrid

Rindiendo homenaje a esa década vibrante y plena de fantasía, como en colecciones pretéritas, el sujetador sigue siendo el referente estilístico y ahora más que nunca, se crea para ser mostrado como parte del imaginario creativo más sofisticado y sensual. «Ahora sale a la calle, ya no es lencería ni ropa interior. Hay piezas que son un vestido que literalmente sale del sujetador», revela la diseñadora, que una vez más, volvió a superarse a sí misma, haciendo gala de ese “move on” con el que reclama seguir siempre adelante. 

Mira aquí el desfile completo:

NO TE PIERDAS...

¡DALE UN VISTAZO!
Cerrar
Botón volver arriba