ExpertoModa íntima

El “cambio necesario” de Chantelle

Con el foco puesto en interpretar a todas y cada una de las mujeres existentes, Chantelle propone, a través de sus diferentes marcas, una visión renovada de la moda íntima y el baño. Una visión que habla de un cambio en la forma de comunicar, de cómo relacionarse con sus públicos y de cómo actuar ante los nuevos paradigmas que la pandemia ha traído consigo. Y todo ello de una manera más respetuosa con nuestro entorno.

Aprovechamos para hablar de todo ello con Fabio Ponzano, managing director de Groupe Chantelle para Italia, España, Portugal y Suiza (*)

Más de un año de pandemia… ¿qué ha cambiado en el sector en este tiempo?

Ufff… ¿por dónde empiezo? Principalmente, lo que más nos ha cambiado esta situación global es la tendencia del consumidor hacia la comodidad en todos los aspectos de su vida, incluida la moda, debido a unos nuevos hábitos y rutinas (principalmente el teletrabajo) que nos permiten tender a ello.  Confort y funcionalidad son variables ahora que no se negocian y esto no va a cambiar en el corto plazo.

Por otro lado, el consumidor ha redescubierto su barrio, su entorno, la cercanía y el trato personalizado de la tienda detallista. Esto supone una oportunidad única para ellos, hay que tenerlo en cuenta.

En este sentido, ¿cómo se está ayudando al punto de venta? 

Creo que nuestra principal aportación como marca debe ser darle las herramientas, en este caso en forma de prendas y colecciones, adaptadas a su consumidor y a lo que éste necesita en cada momento de su vida. Pero también apoyarle con todo lo que esté en nuestra mano. Ofrecer un servicio de reposición rápido y eficaz, tratar de darle la formación necesaria para que más que un vendedor sea un prescriptor, que pueda disponer de material gráfico y ofrecerle ayuda e ideas para poder comunicar. Destaco aquí que estamos preparando junto a detallistas seleccionados sesiones y workshops con el objetivo de compartir ideas y está siendo especialmente positivo y provechoso para ambas partes. Y confianza, por supuesto. Eso también es innegociable desde el punto de vista de una relación comercial.

¿Cómo se refleja este nuevo enfoque vital en las colecciones venideras?

Yo comparo todo lo que está sucediendo en la moda íntima con lo que sucedió hace unos años con las “sneakers”. Antes no estaba bien visto ir con zapatillas a trabajar, pero la industria y los medios de comunicación democratizaron su uso hasta tal punto que hoy en día es muy usual combinar traje formal y zapatillas de deporte cómodas y por qué no, elegantes a su manera. En el íntimo creo que sucederá algo similar. A medida que retomemos “viejos” hábitos debemos pensar en cómo aunamos comodidad y funcionalidad con estilo, tendencias y por qué no, seducción. Es moda íntima y también es parte del juego, no lo olvidemos.

 ¿Así que la sensualidad volverá a la moda íntima?

Tanto en Chantelle como en Passionata partimos ya de un producto muy bien definido y orientado a esa comodidad de la que hablamos. Pero siempre tendemos al diseño y en nuestro espíritu está siempre la idea de aportar la feminidad y distinción a la mujer que viste nuestras prendas. La idea es cómo creamos un mix interesante en la ecuación comodidad-belleza y en cómo transmitimos esa idea. Estamos en ello.

Acabáis de reunificar todas las marcas bajo el paraguas Chantelle. ¿A qué se debe y en qué manera influye en cada firma?

En los tiempos que corren hay que se eficiente y Chantelle, en este sentido y en esta situación, es un refugio porque tiene una imagen y un servicio contrastado y es garantía y seguridad en cuanto a producto. Este posicionamiento si que no cambia y lo que tratamos de hacer con este movimiento es simplificar, unificar y generar valores comunes y sinergias entre las diferentes marcas que operamos.

Otro pilar básico de su estrategia es la sostenibilidad. ¿Qué pasos se están dando en este sentido?

Estamos enfocando nuestra visión empresarial hacia la sostenibilidad en todos los niveles pero ojo, esto no es algo que se haga de un día para otro. Decir lo contrario sería mentir. Lo importante es ir dando pasos para cuando el consumidor lo requiera (que no sé si ahora es el momento más proclive) estar preparado y darle respuestas. Para ello hay que tener toda la cadena de valor lista… Producción, materiales, packaging, logística, etc… Y en ello estamos.

(*) Entrevista publicada en CYL 219 (Julio 2021). Lee aquí la revista al completo. 

NO TE PIERDAS...

Botón volver arriba